miércoles, 1 de julio de 2009

Resultados diferentes

Si quieres resultados diferentes no vas a conseguirlos haciendo lo mismo. ¿Cuántas veces hemos querido que las cosas cambien a nuestro alrededor pero nosotros seguimos con las mismas prácticas y sistemas? Pareciera que pretendemos que -- como por arte de magia -- los astros se alineen en la consecución de nuestras metas y propósitos. Queremos que nuestros empleados sepan qué hacer en cada momento pero nunca les comunicamos claramente sus tareas, mucho menos los objetivos y metas de la empresa. Queremos que nuestros clientes nos paguen lo más posible pero no estamos dispuestos conocer -- realmente -- sus necesidades y a darles productos y servicios de excelencia.

Puede sonar a cliché, pero todo empieza por nosotros mismos. Si queremos lograr resultados extraordinarios tenemos que empezar a hacer cambios extraordinarios. Más que hacer un recuento de los daños y sentirnos orgullosos de nuestra elocuencia para exponer el desastre, debemos enfocarnos en la obtención de grandes resultados, independientemente del entorno en que nos movemos. Hay que ocuparnos de lo que podemos arreglar y desentendernos de lo que no está en nuestras manos.

Seguidores

Contribuyentes